Comunicación Audiovisual | Oculus Rift: una manera incómoda de experimentar el potencial de la realidad virtual
224
post-template-default,single,single-post,postid-224,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Comunicación Audiovisual

Oculus Rift: una manera incómoda de experimentar el potencial de la realidad virtual

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, ha descrito la realidad virtual como un sueño de la ciencia ficción y ese sueño está a punto de hacerse realidad.

Oculus, la compañía de realidad virtual que Facebook adquirió por 2 mil millones de dólares hace dos años, lanzó su muy esperado sistema Oculus Rift la última semana de marzo. Con un visor, cámara y control, el sistema cuesta 1500 dólares cuando viene acompañado de una poderosa computadora. Es el primer producto de realidad virtual de su tipo en llegar al consumidor, antes de que otros similares salgan a la venta este año de las marcas HTC y Sony.

“Las personas que lo prueban dicen que es diferente a cualquier otra cosa que hayan experimentado en sus vidas”, escribió Zuckerberg en Facebook cuando anunció la adquisición de Oculus. “Pero esto es solo el comienzo. Imaginen disfrutar de estar en la primera fila en un partido, estudiar en un salón de clases con alumnos y profesores de todo el mundo o consultar a un doctor cara a cara … con tan solo ponerte un visor en tu casa”.

Probé el Rift durante una semana y mucho material de contenido para el sistema con tal de ver qué tan ciertas podrían ser las palabras de Zuckerberg. Puedo decir que el Rift es un equipo bien construido y desborda potencial; la primera ola de aplicaciones y juegos disponibles para el sistema hace que los potenciales usuarios sean jugadores acérrimos. También es más difícil acostumbrarse a él y configurarlo, a diferencia de productos como teléfonos inteligentes y tabletas.

Este es un recorrido a través de mis primeras impresiones sobre el Rift.

La configuración

El Rift trabaja con tecnología que a algunos les parece anacrónica: una PC de Windows, monitor, teclado y ratón. Con todas las personas que están dejando de usar computadoras de escritorio y prefieren tener laptops, tabletas y teléfonos inteligentes, encontrar un lugar para instalar el Rift y los demás componentes puede ser un reto. En mi modesto departamento en San Francisco, instalé el sistema en la sala, al lado de mi televisión. Qué monstruosidad.

La primera vez que lo usé, el Rift se sentía robusto y bien hecho. Las correas ajustables facilitaban que pudiera acomodarlo en mi cabeza, y los audífonos del equipo tienen un sonido profundo y de gran calidad. Supongo que lo que más me causó problemas fue la forma del rostro, pues no pude ajustar el visor de manera que bloqueara un pequeño espacio justo arriba de mi nariz: tuve que pegarle un pedazo de papel para taparlo.

Emil Rodriguez, vocero de Oculus, dijo que el visor está diseñado para quitar peso de la nariz, que es la razón por la cual algunas personas ven un pequeño espacio en la parte baja del visor.

Configurar el aparato me tomó cerca de una hora. Oculus te da instrucciones para ejecutar una aplicación que te guía a través del proceso, el cual incluye conectar el visor y la cámara, sincronizar un control de Xbox y ajustar el visor.

La mayor demora fue encontrar y descargar contenido mediante la aplicación de la tienda de Oculus. Muchos juegos tardan en descargarse, pues pesan más de 6 gigabytes, así que un juego tardaba hasta media hora en descargarse.

Después de dar clic al botón de “instalar” para permitir que Windows terminara de descargar el juego, hubo otro retraso: no podía ejecutar un juego e instalar otro al mismo tiempo. En vez de eso, tuve que salir de lo que estuviera haciendo en el Rift para descargar algo nuevo. Eso significa que tomará muchas horas comenzar una buena colección de juegos.

Quienes juegan en PC, PlayStation o Xbox están familiarizados con este tipo de configuraciones más exigentes. Pero quienes están acostumbrados a abrir la caja de un teléfono inteligente, por ejemplo, y empezar a usarlo después de tocar la pantalla algunas veces, les podría parecer que la configuración del Rift es laboriosa.

Rodriguez dijo que el ratón de la computadora se necesitaba para instalar solo algunas de las aplicaciones; la mayoría deberían descargarse directamente a través del visor. Comentó que las descargas se pausaban mientras las aplicaciones se ejecutaban en el Rift para evitar que el desempeño del sistema se viera afectado.

Ingresar un comentario

happy wheels